Lucerna

La «Ciudad Luz»

Gracias a la apertura del Paso de San Gotardo en 1220 y a la excelente ubicación geográfica en el extremo norte del Lago de Lucerna, el paso transitorio de la meseta suiza a través los Alpes, ayudó al pequeño pueblo de pescadores perteneciente al monasterio de la Alta Edad Media llamado San Leodegardo a desarrollarse en una ciudad moderna. La ciudad de Lucerna cuenta hoy con más de 80’000 habitantes, es la capital del cantón de Lucerna y es el centro cultural, económico y turístico de la Suiza Central.

El símbolo de la ciudad es, sin duda, la torre de agua octagonal, la cual fue construida alrededor del año 1300 y el Puente de la Capilla del siglo XIV. Este último es un puente de madera techado con originales pinturas cíclicas del siglo XVII. El segundo puente techado, el Puente del Molino y la Muralla Musegg, junto con sus nueve torres independientes, formaron parte de la fortificación medieval externa de la ciudad hasta el siglo XIX. Otros notables puntos de interés son la iglesia barroca Jesuíta, la iglesia de San Leodegardo con sus dos particulares torres, las pintorescas plazas del centro histórico, el antiguo edificio del Ayuntamiento, el cual ha sido declarado como patrimonio nacional y el impresionante monumento al León Moribundo.

Gracias a la apertura del Paso de San Gotardo en 1220 y a la excelente ubicación geográfica en el extremo norte del Lago de Lucerna, el paso transitorio de la meseta suiza a través los Alpes, ayudó al pequeño pueblo de pescadores perteneciente al monasterio de la Alta Edad Media llamado San Leodegardo a desarrollarse en una ciudad moderna. La ciudad de Lucerna cuenta hoy con más de 80’000 habitantes, es la capital del cantón de Lucerna y es el centro cultural, económico y turístico de la Suiza Central.

El símbolo de la ciudad es, sin duda, la torre de agua octagonal, la cual fue construida alrededor del año 1300 y el Puente de la Capilla del siglo XIV. Este último es un puente de madera techado con originales pinturas cíclicas del siglo XVII. El segundo puente techado, el Puente del Molino y la Muralla Musegg, junto con sus nueve torres independientes, formaron parte de la fortificación medieval externa de la ciudad hasta el siglo XIX. Otros notables puntos de interés son la iglesia barroca Jesuíta, la iglesia de San Leodegardo con sus dos particulares torres, las pintorescas plazas del centro histórico, el antiguo edificio del Ayuntamiento, el cual ha sido declarado como patrimonio nacional y el impresionante monumento al León Moribundo.